Landaida: “Le cobré a algunos de los beneficiarios, pero era dinero para la empresa constructora”

landaidahcd

Eldorado. El responsable social del municipio, Wilfrido Landaida, reconoció que a algunos de los beneficiarios les cobró dinero, pero explicó que lo hizo por las ampliaciones de las viviendas no contempladas en el plan, y que en todos los casos el dinero fue destinado a la empresa constructora.

El responsable social del municipio – hasta el 6 de junio de 2016 – para el plan Viviendas Progresivas, Wilfrido Landaida, asistió a una reunión con los concejales a fin de dar su versión acerca de los hechos y las denuncias públicas que lo involucran, por parte de un grupo de beneficiarios.

“Me excedí en mis funciones, es cierto. Pero en ningún momento lo hice para sacar provecho”, manifestó ante los concejales. “Todo lo que hice, lo hice para ayudar a los beneficiarios. Algunos de ellos querían una ampliación de las viviendas, y por eso la empresa (Leo Construcciones) se las hacía. Yo por ahí a algunos les cobraba las obra realizadas por la empresa pero era una cuestión circunstancial, del momento, para agilizar los pagos, nomás. En todos los casos le di el dinero a la empresa”, asevero, y sostuvo que tiene los recibos para comprobar sus dichos.

 

Landaida comenzó su exposición recordando que él asistía a la invitación del HCD, por voluntad propia, para aclarar muchas de las cosas que se dijeron públicamente, ya que no estaba obligado a ir, por no ser funcionario municipal, sino sólo empleado.

 

Las preguntas de los concejales  estuvieron destinadas a clarificar el modo de certificación de las obras, los responsables de la certificación, el cobro de dinero por parte de Landaida, y si el ejecutivo conocía todo lo acontecido.

 

En la certificación de obras cargó las culpas sobre el MMO Roberto Alejandro Charjiewicz – el designado por el municipio para certificar el avance de las mismas – y el MMO Hoffman – representante del IPRODHA – ya que ellos eran los encargados de verificar el avance ya que él (Landaida) no es técnico como para poder evaluar dicho avance. “Charjiewicz era quien certficaba las obras. A veces lo acompañaba a hacer a recorrida pero él era el responsable técnico. Y además Hoffman era quien siempre iniciaba el proceso de liberación de los pagos del IPRODHA. Para ello veía con un pendrive donde traía las notas que debía firmar el ejecutivo para ser enviadas al IPRODHA”, relató

 

Los concejales le preguntaron si era cierto que atendía e un local de la Calle Chile 524, y reconoció que a veces lo hacía para darle una facilidad a quienes querían acceder al plan. “El local de la calle Chile era un local político partidario, ya que yo además de empleado municipal soy militante. Entonces la gente se acostumbró a encontrarme ahí y me iba a ver, pero siempre en los horarios que no correspondían a mi trabajo en la municipalidad”, explicó.

En ese momento el Concejal Falsone le pregunta cómo explica que la misma dirección, Chile 524, es la que daba la empresa “Leo Construcciones” – encargada de construir las viviendas –  en las tarjetas que repartía a los beneficiarios del plan.

Visiblemente molesto, manifestó que no debía, ni estaba dispuesto, a rendir cuentas sobre sus actividades en los horarios no labolares.

La Concejal Chamorro le pregunta si el ejecutivo estaba en conocimiento de los cobros que realizaba excediendo sus funciones, y se negó a contestar.

Desligó responsabilidades en el Secretario de Gobierno, Jorge López, por las notas no contestadas al HCD en abril y junio del año pasado. “No es mi responsabilidad contestar una nota del HCD pidiendo información al ejecutivo. A mi me pidieron un informe, lo elevé, y la responsabilidad de que se les haya notificado, o no, de mi contestación es del ejecutivo. Yo presenté la información, si no se las hicieron llegar no fue mi culpa”.

 

Algunas de las denuncias formuladas por particulares, apuntaban a que Landaida les cobraba dinero para hacer los trámites  que fueran incluidos en la lista de beneficiarios. Al respecto quedó en claro que la lista de beneficiarios era elevada por el ejecutivo – se elaboraba en Eldorado – y el IPRODHA aceptaba el listado, o rechazaba algunos de los posibles beneficiarios, o pedía alguna documentación suplementaria. “En la primera etapa nosotros enviamos un listado de 20 personas y nos aprobaron sólo 10, explico. Mientras que en la segunda también enviamos más de los 17 que quedaron en definitiva, y que fuera modificada dicha lista por distintos problemas que presentaban los beneficiarios”.

 

También quedó demostrado, según los dichos de Landaida, que el IPRODHA depositó fondos para su ejecución cuando aún no había un listado definitivo de beneficiarios. “Pasó bastante tiempo entre el primer listado de beneficiarios y el segundo aprobado. Durante ese tiempo se depositó dinero para la construcción de los adjudicatarios ya aprobados. Por eso las viviendas están en diferentes etapas de construcción”, explicó

 

Reconoció asimismo que se excedió en muchas otras funciones que no le correspondían: “Yo iba a Posadas en mi vehículo particular a solucionar os problemas y tramitar las cosas. Eso no debería haberlo hecho. Pero lo hice con la idea de ayudar a la gente. Todo lo que hacía lo informaba al ejecutivo y al IPRODHA. Incluso las modificaciones de las viviendas también eran informadas. Todo lo que hice, lo hice de buena fe”.

 

foto: Secretaría Prensa HCD

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

79 − 76 =