La Corte brasileña le da un breve respiro a Dilma

Dilma_Rouseff_4

El proceso de impeachment en el Congreso fue suspendido hasta el 16, mientras el Supremo Tribunal de Justicia revisa lo actuado hasta el momento.

R´pO DE JANEIRO.- Ante el clima casi bélico que instaló en Brasil el proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff, un juez del Supremo Tribunal Federal (STF) intervino para aplacar los ánimos, mientras el gobierno y la oposición aprovecharon la impasse para reagrupar sus fuerzas.

Anteanoche, el magistrado de la máxima corte del país Luiz Edson Fachin puso temporalmente en suspenso el avance hacia el juicio político hasta que el plenario del STF, en una reunión convocada para el próximo miércoles, dé su aval sobre todo lo resuelto hasta ahora.

La medida cautelar, presentada por petición del Partido Comunista de Brasil, socio menor del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), llegó luego de que la oposición consiguió el control de la comisión especial de juicio político que se creó el martes en la Cámara de Diputados, con la incorporación de 39 de los 65 miembros del comité.
Click aqui

“Con el objetivo de evitar la práctica de actos que eventualmente puedan ser invalidados por el Supremo Tribunal Federal, evitar el aumento de inestabilidad jurídica con profusión de medidas judiciales posteriores y puntuales, y presentar respuestas rápidas a los cuestionamientos suscitados, se requiere promover de inmediato debate y deliberación del pleno tribunal, determinando en este corto interregno la suspensión de la formación y la instalación de la comisión especial”, ordenó el juez Fachin, que dio a lugar al cuestionamiento del Partido Comunista de Brasil acerca de la votación de la cámara, que se realizó en secreto.

El voto secreto había sido introducido por el presidente de Diputados, Eduardo Cunha, archienemigo de Dilma pese a que pertenece al principal aliado del PT, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), cada vez más distanciado del gobierno. Y ayer, después de escribir una polémica carta a Dilma en la que la acusaba de no confiar en él y menospreciarlo, el vicepresidente Michel Temer apoyó la manera en que se conformó la comisión de juicio político.
Banners_clubeala300x250_captacion

“La Cámara de Diputados deliberó en el ejercicio legítimo de sus competencias. El Supremo suspendió el proceso temporalmente. Eso revela que vivimos en un régimen de normalidad democrática extraordinaria en el que todas las instituciones están funcionando”, dijo Temer, que sería el principal beneficiado si Dilma fuera destituida.

Ahora hay que esperar a que el STF tome una decisión final, el miércoles 16, sobre lo actuado desde que Cunha aceptó un pedido de juicio político contra Dilma bajo la acusación de que la presidenta incurrió en un “crimen de responsabilidad fiscal” al haber realizado maniobras contables el año pasado para ocultar el déficit público. Si el tribunal da su visto bueno, la comisión especial dispondrá de diez sesiones para escuchar la defensa de la mandataria. Luego, contará con otras cinco sesiones extras para deliberar y presentar su parecer al plenario de la Cámara de Diputados.

Para que proceso de impeachment sea abierto en Diputados, se requeriría el voto de dos tercios de los miembros de la Cámara (342 de los 513 legisladores). Sólo entonces la mandataria sería apartada de su cargo por un período máximo de 180 días, y Temer asumiría el poder temporalmente. El juicio político en sí sería realizado en el Senado, donde necesitaría dos tercios de los votos (54 de un total de 81) para que la destitución de la presidenta sea efectiva.

En tanto, la oposición se prepara para llevar su lucha por el impeachment a las calles, con manifestaciones convocadas en todo el país para este domingo. La movilización de las fuerzas anti-Rousseff servirá de termómetro para considerar las chances de que el juicio político prospere o no. Apoyado por el PT, los sindicatos y movimientos sociales, el gobierno pretende responder también con marchas tras la decisión del STF.
Levantan el secreto bancario a un hijo de Lula

La justicia brasileña autorizó ayer el levantamiento de los secretos bancario y fiscal de uno de los hijos del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y de un ex ministro de su gobierno, informó el portal del grupo Globo.

La resolución responde al pedido del Ministerio Público Federal (Fiscalía) contra Luis Claudio Lula da Silva y el ex secretario general de la presidencia Gilberto Carvalho.

El hijo de Lula y el ex ministro son investigados por su presunta participación junto a empresas privadas en una red de pago de sobornos a consejeros del Ministerio de Hacienda y a políticos vinculados a la presidencia durante el segundo gobierno de Lula.

fuente: lanacion

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

47 + = 56